Ley 14/2015 de Serv. Sociales de Extremadura en 60 seg

Esta semana se ha cumplido un año de la publicación en el DOE de la LEY 14/2015, de 9 de abril, de Servicios Sociales de Extremadura, que vino a derogar la desfasada Ley 5/1987.

La presente ley tiene por objeto:

a) Garantizar en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Extremadura el derecho subjetivo y universal de la ciudadanía de acceso al sistema público de servicios sociales en los términos y con los requisitos regulados en la presente ley con objeto de promover el bienestar social y contribuir al pleno desarrollo de las personas y la justicia social.

b) Regular y organizar el sistema público de servicios sociales de Extremadura y establecer los mecanismos de coordinación y trabajo en red de todas las entidades implicadas en su prestación, articulando su relación con el resto sistemas de protección social.

c) Regular el marco normativo al que ha de someter su actividad la iniciativa privada en materia de servicios sociales en la Comunidad Autónoma de Extremadura.

d) Promover que los servicios sociales se presten con las mejores condiciones de calidad para asegurar el bienestar y la cohesión social.

En un minuto Gloria Álvarez nos resume algunos de los elementos que conforman la ley:

 

Esa preciosa tarea de abonar emociones llamada “Docencia”

Un corto emocionante para hoy, Día del Docente, dedicado a las/os docentes que me inspiran, las/os que ilusionan y se ilusionan, las/os que fusilan cada mañana a las alumnas/os con sus ojos cargados de respeto y alegría …

Un corto dedicado también a mis alumnas/os con las que tanto aprendo y de las que tanto aprendo, un corto emocionante sobre un tema del que a menudo conversamos en clase.

“Lo que de raíz se aprende nunca del todo se olvida”.
Lucio Anneo Séneca

 

“Desviación social”, exclusión, teorías y Pigmalión

Acabamos la semana hablando de las Teorías de la desviación social. La sociología, la antropología y la psicología han aportado algunas respuestas desde lo que se denomina “teorías de la desviación” -vaya nombrecito-, que son los antecedentes teóricos de lo que hoy en día conocemos como estudios de la exclusión social.

Hemos conversado en clase sobre la visión de Émile Durkheim y la paradoja que supone entender lo “anormal”, lo “desviado”, como un elemento necesario para reforzar la idea de “normalidad” social.

Hemos conversado acerca de los desahucios -y el increíble esfuerzo de las personas de la PAH , el movimiento Okupa y otras cuestiones de rabiosa actualidad a partir de los postulados de Robert K. Merton, hemos analizado la visión de algunos teóricos próximos a la Escuela de Chicago y su Teoría de las Subculturas que pretende explicar como determinados grupos sociales, normalmente los más desfavorecidos, reaccionan buscando su propio espacio en la estructura social.

Por último nos hemos detenido en la visión de los teóricos que ponen el acento en las consecuencias del etiquetaje social “Teoría del etiquetaje” -en clase estamos también cansadas/os de ser etiquetados-, hemos hablado del conocido Efecto Pigmalión -efecto Roshental- o de las expectativas autocumplidas y los experimentos en torno a esta visión. También hemos conversado acerca de las explicaciones que aporta la Teoría de la Criminología crítica y la necesidad de inversión en políticas sociales redistributivas que garanticen que aquellos grupos que se encuentran en situación  de desventaja puedan acceder a una serie de bienes sociales básicos para su bienestar. Interesantes “conversaciones”.

Campaña publicitaria de Divina Pastora Seguros #NoTeDetengas, que explica el Efecto Pigmalión o profecía autocumplida. Se observa como las expectativas de las personas tiene una influencia determinante en los resultados.

La alteralidad o como vivir en una furgo siendo multimillonario

La alteralidad corresponde a todas las diferencias que, alejándose de la norma social, son observadas como ajenas, no propias, incluso “anormales” o “desviadas”.

Hoy comenzamos la clase conversando sobre Daniel Norris, jugador profesional de los Toronto Blue Jays de la Major League de Baisbol (MLB), con un sueldo de casi 2 millones de €uros por temporada, duerme en una furgo en el parking cerca de unos grandes almacenes y percibe tan solo 736 euros al mes. Tomaremos como punto de partida este artículo de El Mundo sobre D.Norris.

Conversamos sobre Daniel Norris, sobre vivir en una furgo y sobre el concepto de Alteralidad, las normas sociales y las diferentes respuestas ante la alteralidad.

 

Un cuento sobre … Exclusión, Segregación, Integración e Inclusión

Una clase con mucho cuento. Hoy en clase de CIS tocaba hablar de Exclusión, Segregación, Integración e Inclusión y para empezar lo hicimos por grupos leyendo los siguientes cuentos (tomados del Blog “Mejoremos la Educación”), leyendo en grupo y comprobando si nos poníamos de acuerdo para dibujar el mundo según el cuento.
__________________________
Exclusión:
Habíase una vez un país habitado por Figuras Geométricas llamado Circulandia. Este país se había llamado así porque la mayoría de sus habitantes eran Círculos. Y digo la mayoría porque no todo el mundo lo era, ya que también había Triángulos, Cuadrados, Rectángulos, Rombos, y demás Figuras.
Los Círculos, que se consideraban seres hermosos por ser mayoría, por ser “normales”, rechazaban y se alejaban del resto de figuras por su “anormalidad”.
– Los cuadrados son raros -decían entre ellos-. Tienen picos y líneas rectas. No son tan bellos como nosotros, que somos Figuras Perfectas. Nosotros podemos rodar y rodar, y somos totalmente simétricos por todas partes. Nadie puede compararse a nosotros los Círculos.
– Y que nadie se acerque a esos raritos -decían otros-. Seguro que tienen una enfermedad contagiosa. ¿Y si acabamos como ellos? Ya no seríamos seres normales, no podríamos rodar tan bien. Ellos son incapaces para cualquier cosa, sobre todo para rodar.
Y así, bajo estas ideas, los Círculos no permitieron la entrada de las otras Figuras en los colegios, ni en los restaurantes, ni en el gimnasio de kárate, ni en el equipo de ajedrez, ni en ningún lado.
Consideraban mejor tenerlos apartados y no acercarse mucho a ellos, pues, según decían, “seguro que no traen nada bueno”.
Y su mundo quedó así:
Segregación:
Habíase una vez un país habitado por Figuras Geométricas llamado Circulandia. Este país se había llamado así porque la mayoría de sus habitantes eran Círculos. Y digo la mayoría porque no todo el mundo lo era, ya que también había Triángulos, Cuadrados, Rectángulos, Rombos, y demás Figuras.
Y los círculos, que se consideraban “normales”, sentían lástima de las demás Figuras, así que decidieron que no era bueno excluirles de la sociedad, por lo que comenzaron a construir escuelas especiales para Cuadrados, y escuelas para Triángulos, y lugares habilitados para Hexágonos, salas aparte para que pudiesen estar los Rombos…
– ¡Así está bien! -exclamaban los Círculos-. De este modo las demás Figuras tienen un lugar en el mundo.
– Sí -respondían otros-. Así está bien. Los Cuadrados, los Triángulos y demás Figuras no son como nosotros. No tienen nuestras capacidades. Son diferentes y no les haríamos ningún bien teniéndolos junto a nosotros. No es bueno excluirles, pero tampoco mezclarlos con nosotros.
Y su mundo quedó así:
Integración:
Habíase una vez un país habitado por Figuras Geométricas llamado Circulandia. Este país se había llamado así porque la mayoría de sus habitantes eran Círculos. Y digo la mayoría porque no todo el mundo lo era, ya que también había Triángulos, Cuadrados, Rectángulos, Rombos, y demás Figuras.
Y los Círculos no querían que el resto de Figuras estuviesen separadas. No querían ni excluirlas ni segregarlas, así que dejaron un espacio junto a ellos.
Pero como al resto las veían diferentes, como desgraciadamente las consideraban minusválidas (que significa “menos válidas”), o enfermas, o problemáticas, decidieron hacer un hueco aparte dentro de su mundo. Así estarían con ellos, pero en un rincón apartado para que pudiesen, según comentaban, desarrollarse con normalidad o no causar problemas.

– No podemos excluirlas de la sociedad -argüían- porque son Figuras Geométricas al igual que nosotros; tienen derecho a ser respetados y tratados con dignidad.- Es cierto -decían también-. Pero en las escuelas no deberían estar junto a los Círculos, pues entorpecerían el ritmo “normal” de las aulas y ellos tampoco saldrían beneficiados. Hay que crear aulas aparte dentro del mismo centro.

Por ello construyeron escuelas en las que podían entrar Triángulos, Cuadrados, Rombos, Rectángulos… pero las dejaron en clases separadas.

Y de este modo el mundo y las aulas quedaron así:
Inclusión:
Habíase una vez un país habitado por Figuras Geométricas llamado Figurlandia. Este país se había llamado así porque sus habitantes eran Triángulos, Cuadrados, Rectángulos, Rombos, y demás Figuras Geométricas.
La mayoría eran Círculos, pero estos no veían Círculos en el mundo, sino Figuras Geométricas, cada una con su forma, su fortaleza, su debilidad, su forma de ser, pensar y sentir.

No se consideraban normales, ni las Figuras Perfectas. Y querían un mundo en el que todo el mundo estuviese unido, una gran comunidad.

– ¿Y cómo hacemos para incluirles en nuestra sociedad? -preguntó uno.

– Es sencillo -respondió alguien-: Cogeremos unas tijeras y les cortaremos los picos hasta que sean Círculos.

– ¿Pero eso no les hará daño? -cuestionó otro-. Eso debe de doler… ¡No me parece bien obligarles a ser Círculos a toda costa!

– Lo mejor sería -concluyeron al final- aceptarles tal y como son. Que estén dentro de nuestra sociedad sin obligarles a cambiar.

– ¡Nadie es una Figura Perfecta en este mundo! -afirmaron finalmente-. Cada cual tiene sus puntos fuertes y sus puntos débiles, y en unión podemos aprender todos de todos. Nosotros podemos hacer uso de nuestra constitución para formar ruedas que sirven para llevar grandes cargas, los Cuadrados unidos pueden hacer pilares y paredes que sostengan y formen edificios, los Triángulos y los Rectángulos unidos pueden ser  flechas que nos guíen el camino, con los Pentágonos y Hexágonos se construyen balones que sirven para jugar al fútbol, y ¡fijaos!, los balones son esferas, mucho más redondas y hermosas que los Círculos.

Así pues, dejaron de hablar de discapacidades y minusvalías, para dar paso a la diversidad funcional, pues cada cual, según como es, tiene sus capacidades y puede valer para diferentes cosas.

De este modo el mundo quedó así:

Y todas las Figuras Geométricas vivieron felices en unión, paz y armonía.